Fondo

Seguidores

Hace años que vivo en Málaga y hoy después de tantos años puedo decir que esta ciudad hermosa al borde del Mediterráneo con su sol que te carga las pilas y ese olor a salobre y espeto cuando llega el verano, me ha enamorado , en ella vivo y en ella nacieron mis hijas por eso quiero a Málaga y la llevo en el corazón y aunque no haya nacido bajo su cielo, es bajo él donde nacen mis sueños por eso este blog se llama Sueños desde la Bahía...les invito a conocer la capital de la Costa del Sol, una de las más hermosas de España...

corazones

sábado, 22 de junio de 2013

Fiestas de Verdiales. Escuelas y Pandas de la provincia de Málaga



"Mi madre me lo decía
Y yo me lo considero
Que el que no tiene cabeza
Para que quiere el sombrero". 
EL VERDIAL

Málaga, tierra por excelencia “Cantaora” como dijo de ella D. Manuel Machado, es la cuna de los Verdiales, máximo exponente del folklore malagueño. Aquí nació este fandango puro y bravío, de raíces ancestrales, que se ha ido transmitiendo de padres a hijos y que, al estar circunscrito a un mundo muy reducido, ha evolucionado muy poco, conservando aún su naturaleza primitiva.

Para algunos musicólogos es uno de los cantes vernáculos de Málaga, siendo su origen anterior al flamenco y echado éste sus raíces en el mismo verdial; otros lo relacionan con romances moriscos o con jotas aragonesas, pues entre 1125-1126 el Rey aragonés Alfonso I el Batallador recorrió con su gente y tropas estas tierras montañosas posibilitando el contacto con los mozárabes.

Por otra parte hay quien profundiza hasta la época pre-romana, conectándolo con ritos arcaicos, agrarios y paganos de música y danza mediterránea o con romerías y fiestas de los solsticios de invierno y verano, cristianizados hoy con la Navidad, San Juan, Virgen de la Candelaria, etc., y relacionado por tanto con la noche telúrica de fuegos, candelas o lumbres.

En cualquier caso el origen del verdial se pierde en la noche de los tiempos, aunque puede ser rastreado, en su esencia, por un tipo de folclore mediterráneo que se daba en las costas italiana, en especial Sicilia y Nápoles donde en su museo arqueológico existe un mosaico pompeyano, salvado de la erupción del Vesubio del 218 d. C., en el cual se aprecia tres figuras, con pandero, platillos y flauta, que puede ser perfectamente relacionado con ese mismo folclore mediterráneo que se ha perdido ya en el levante español, pero que cuyo testigo europeo más relevante es sin duda el verdial malagueño. En dicha obra, se muestra a unos músicos (ludiones), tocando los mismos instrumentos que usan las modernas pandas de verdiales al tiempo que se adornan la cabeza con hojas y flores de forma parecida al actual sombrero de ‘fiestero’.De hecho, el origen filológico y semántico de la palabra ‘verdial’ podría proceder del vocablo latino ‘viridis’, es decir, lo verde, lo vigoroso, lo vivo, lo joven.



Tras la invasión árabe, los verdiales prosiguieron habitando los montes y campos de Málaga. La controversia alrededor de la influencia árabe en la evolución musical de los verdiales ha sido constante y aún sigue abierta. Son numerosos los escritos, pasados y presentes, que sostienen el origen morisco de los verdiales. El barón Charles Davillier, en su obra ‘Viaje por España’, escrita durante la primera mitad del siglo XIX, escribió que: “Los primitivos aires de verdiales malagueños tienen sin duda un origen morisco, son las mismas melodías que cantaban acompañándose del laúd, los súbditos de Ib Alcamar y Boabdil el Grande. Sus coplas son trozos de antiguos romances moriscos”.
 Ricardo Molina y Antonio Mairena afirman: “Se trata de un cante típicamente morisco en el que sin duda resuenan ecos del primitivo fandango de los moros andaluces, representando el instrumental la proyección estilizada de la orquesta norteafricana”.Durante los siglos XVII y XVIII los verdiales siguieron ocupando el centro de gravedad del folklore malagueño, sobre todo en los partidos rurales cercanos a la capital y en casi toda la comarca de la Axarquía. Posteriormente  se le unió un baile-cante, la ‘maragata’, que llegó a ser muy popular en los Montes de Málaga.
Fue también conocido como ‘churripampa’, ’salgausté’, ‘molinera’ o ‘paloma’, entre otros apelativos. Hacia la mitad del siglo XX, los verdiales partieron de su zona de origen hacia la capital. Teniendo La Peña Juan Breva una destacada influencia, así como el veterano ‘fiestero’ Antonio Fernández, más conocido como ‘Povea’.

La emigración campesina hacia la ciudad resultó también decisiva, destacando barriadas verdialeras como Campanillas, Castañetas, Huertecilla Maña, Ciudad Jardín, Puerto de la Torre o San Alberto, al tiempo que se creaban peñas y asociaciones. Hacia la mitad del siglo XX, los verdiales partieron hacia la capital y comenzaron a organizarse reuniones (’choques’ en el argot ‘verdialero’) en las Ventas de los Montes, así como concursos y semanas de estudios. 

Dentro del verdial existen tres variedades o estilos, Montes, Comares y Almogía, que hacen que varíe de una zona a otra, el de Comares es un compás desde luego muy rápido, aunque los hay más lentos. En la misma Axarquía se da otra peculiaridad, pues en los barrancos del río Huit o Guï (Torrox), se da una tipo de verdial que se conoce como verdiales de Güi, cuya particularidad es una rueda de parejas de hombres y mujeres con unas castañuelas de verdial más pequeñas.

Siguiendo a los estudios y sabedores de los cantes de Málaga, el conjunto originario de instrumentos de estos grupos musicales parece que fue bastante menor al actual, pues se componían del pandero, platillos o tejuelos (láminas de piedra) y seguramente una flautilla o algún instrumento de cuerda como el rabel que marcaría la sintonía. Con el transcurrir de los siglos se irían incorporando otros instrumentos como la guitarra y en último lugar el violín o viola italiana que lo haría parece ser a partir de que se poblaran los Montes de Málaga con extranjeros durante el siglo XVIII.

En definitiva varían también los instrumentos con los que tocan las pandas, formadas comúnmente por un violín, que marca la melodía, dos guitarras, un gran pandero tocado por el panderero y dos pequeños pares de platillos o crótalos tocados por los platilleros, esto especialmente en los Montes, aunque en algunos lugares como Vélez y Coín no se utiliza el pandero. Por último en otros partidos rurales se le añade el laúd, las castañuelas o un pandero más pequeño. Por citar algunas pandas, baste señalar la de Jotrón, Santo Pítar, Puerto de la Torre, Benagalbón, etc.

 "Ni en Rusia ni en alicante
Ni en lo que cobije el sol
Vas a encontrar a otro amante
Que te quiera como yo"  

Como bien explica el diccionario popular verdialero, desde el punto de vista musical, “es la guitarra la que lleva el rasgueo rítmico del fandango primitivo, sin pausas ni silencios, sin aceleraciones ni retardos, siempre al mismo compás de tres por cuatro. Los acordes se suceden en ciclos de cuatro compases iguales. Sobre ellos, el cantaor coloca la copla de seis fragmentos cadenciales, con libertad de medida, siempre que las cadencias estén dentro del ciclo de cuatro compases, pudiendo adelantarse o retrasarse el acorde de la guitarra que marque el cambio”.El acompañamiento tiende a ser plural, adquiriendo “mayor riqueza cromática que el propio cante” cuando se le une el violín, el cual permite florituras y barroquismos. El ritual del baile es el que simboliza de forma concluyente la condición pagana del verdial. Es una danza tribal, físicamente sugerente, donde ambos sexos dibujan movimientos circulares formando un remolino corporal que tiene como fin último y trascendental la consagración de la fertilidad."



 FIESTAS DE VERDIALES EN MÁLAGA



Hay que distinguir dos fechas claves en las que se reúnen las “pandas” de verdiales, estas son: el solsticio de invierno (día de los Inocentes) y el de verano (noche de San Juan). Aunque ciertas zonas añaden algunas más; como la festividad de San Andrés y la del Viernes de Dolores (Patrona del Partido de Verdiales), de donde este cante toma su nombre.


Festival de Verdiales de Málaga
C/ Lope de Rueda. Venta San Cayetano. Puerto de la Torre
Es el más antiguo de Málaga, declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional por la Junta de Andalucía y Celebración de Singularidad Turística Provincial por la Diputación de Málaga. El verdial procede de los cantes y bailes interpretados por los campesinos mientras trabajaban, ligados a los solsticios de verano e invierno y su nombre procede de la denominación en Andalucía de la aceituna verde que se conserva aún en sazón. El gran día de los Verdiales es la Fiesta Mayor, que se celebra cada 28 de diciembre,  en la efemérides de los Santos Inocentes, que se emparienta con el nombre de “tontos” que reciben los componentes de las Pandas. Tiene lugar en la Venta de San Cayetano y anteriormente se celebraba en la famosa Venta El Tunel.

Las fechas más señaladas del verdial coinciden en el calendario con las celebraciones paganas. Así, el solsticio de invierno era la época elegida en la Atica para conmemorar las ‘dionisias campestres’ mientras que el emperador Domiciano estableció las ’saturnales’ del 17 al 23 de diciembre. Los verdiales, por su parte, festejan su día grande el día de los Santos Inocentes, de ahí el cariñoso apelativo de ‘tontos’ a los verdialeros.
En los últimos años, esta concentración folclórica a atraído a más de 60.000 personas, que se reúnen
para ver las principales pandas que tocan en todos los estilos: Comares, Montes y Almogía. En Almogía, el violín adquiere un especial protagonismo, además de crear la melodía y acompañar al cante, suele interpretar coplas solistas. En el estilo Montes, sin perder el violín su protagonismo, destaca el pandero con sus golpes y rajeos. Por su parte, Comares es el único estilo que incorpora el laúd y recientemente la bandurria. Este baile se canta habitualmente acompañado con cuatro guitarras, un violín, un pandero y cuatro platillos, la varilla de mando, las cintas y el alcalde. El alcalde es la persona que con su vara va dirigiendo la fiesta, salida del violín, cantaor, baile y la parada; y cuando hay rifa es también quien lleva las cuentas y quien busca las actuaciones en los festejos. Cada panda realiza seis "roás" o "ganchás" consideradas a cada una de las partes de la actuación: la salida, el baile de pareja, el baile trenzaílla, el baile de bandera, el espectáculo libre y la salida. Durante el encuentro tiene lugar el concurso de pureza verdialera que premia a la panda más completa. Se celebra el día 28 de Diciembre.

Festividad de Verdiales
Plaza Constitución. El Borge
El Borge se convierte el día 26 de junio, en la capital verdialera de provincia con la celebración del Festival de Verdiales que comienza a partir de las 10 de la noche y en distintos puntos del pueblo tendrán lugar las actuaciones y eventos preparados con el fin de sorprendernos. Las pandas participantes de cada estilo tocaran por las calles del municipio, son tres estilos de verdiales: estilo de Almogía, estilo Montes y estilo de Comares. Los instrumentos que utilizan las pandas varían de un estilo a otro, podremos escuchar guitarras, violines, panderetas, castañuelas o platillos. El estilo Comares estará representado por la Panda de Verdiales “Arroyo Conca”, el de Montes por la Panda de Verdiales Jotrón y Lomilla y el de Almogía por la Panda de Verdiales Valle de Abdalajis. También participará la Panda de Verdiales de El Borge que es de estilo Comares.

Día de los Verdiales
Camino Los Manantiales. Torremolinos
Cada 10 de abril, miles de aficionados se acercan al Pinar de los Manantiales para disfrutar junto a la Ermita de San Miguel, de una jornada musical y gastronómica. El folcklore malagueño y la degustación de platos típicos son el centro de una multitudinaria fiesta. En el escenario se alternan actuaciones de distintas pandas de verdiales. Se puede disfrutar de los verdiales en sus tres estilos : Comares, Almogía y Montes de Málaga interpretados con sus instrumentos típicos: el Laud, el Violín, la Guitarra y los Platillos.

Festival de Verdiales
Plaza de San Lorenzo. Valle de abdalajis
La panda de Verdiales de Valle de Abdalajís nace hacia el año 1.992 de un grupo de amigos. Para tal fin, buscan a dos personas que serían las que les enseñaran a tocar y bailar. En Julio se celebra el Festival de Verdiales, que acoje a un considerable número de pandas que compiten entre ellas. Existen 3 estilos: estilo Comares, estilo Los Montes y estilo Almogía, siendo este último el predominante en el pueblo. Los verdiales son, como poco, la más primitiva forma de fandango malagueño. Se celebra durante el mes de Julio.

"Durmiendo estoy y me desvelo
Serrana y no has comprendio
Es tanto lo que te quiero
Que ni durmiendo te olvido"  
El grupo folclórico lleva por nombre “panda de verdiales” y tiene su origen en el nutrido número de personas que generalmente interpretan este género. Las pandas de verdiales están compuestas de forma tradicional por instrumentos como las guitarras, violín, panderetas, castañuelas, chinchines (platillos metálicos), botellas, almireces, cañas, así como otros objetos caseros. Destaca el “alcalde”, que portando una vara con cintas de colores es quien dirige la panda. En ocasiones, sobre todo en Navidad, se les ve ataviados con sombreros de palma, encima de los cuales llevan multitud de cintas de vivos colores, flores y adornos hasta cubrir totalmente los sombreros teniendo esto un doble sentido ya que la fecha del 28 de Diciembre es también la gran fiesta de los verdiales y dí de los Santos Inocentes, motivo este por el cual se les llama tontos al vestir de esta manera.

 ESTILOS DE VERDIALES


Existen 3 estilos de verdiales: el de los Montes de Málaga, Almogía y Comares. Ultimamente ha sido incorporado el estilo Almáchar.

El estilo Almogía  es el más rápido de toque y su repique de platillos lo distingue del resto. Además, es el que comprende mayor extensión geográfica.
El de Comares se extiende prácticamente por casi toda la Axarquía. Sólo en este estilo se utiliza el laúd.
El estilo de los Montes de Málaga destaca por su compás impetuoso, si bien es un poco más lento que los demás. El cante tiene aquí más realce por este motivo. Así mismo, el pandero es el de mayor dimensiones, con veinticinco pares de platillos.


El cante de los verdiales es de ritmo rápido, su compás consta de 3 tiempos y es interpretado por un solo cantaor.

Los verdiales son además bailables aunque para ello hay que ser al menos una pareja y se ejecutan con pequeños saltos y pasos estudiados. En sus letras se hace alusión al entorno, a sus pueblos, a Málaga, a temas de amoríos y a las mujeres.

Durante la Feria de Málaga, varias pandas de verdiales recorren las calles del centro de la ciudad, parando a cada rato para interpretar sus melodías congregando multitud de personas y turistas. Igualmente en el Real de la Feria de Málaga se les puede ver por los paseos y en casetas de feria.


* ESTILO LOS MONTES
Es la fiesta de verdiales por excelencia. De hecho, ha tomado este nombre por influencia de un partido rural de los Montes malagueños: el Partido de Verdiales. El verdial de los Montes abarca Casabermeja y Arroyo Coche, al Norte; Montes de Málaga, con los partidos de Barranco del Sol, Verdiales, Roalabota, Chaperas, Jotrón y Lomillas, como centro; Santo Pitar, Totalán y Benagalbón en los límites con la Axarquía, al Este; Jaboneros y la capital, al sur.

Se distingue por el predominio del compás y la relevancia del pandero, el cual, va marcando un ritmo al que se somete el resto de instrumentos, resusltando una fiesta bravía, rústica, en la que se aprecian al instante sus hondas raíces. El pandero es el soporte rítmico de la panda, acompañado del chasqueo de platillos. Mientras, el violín va desgranando sus notas, al compás del suave rasgueo de las guitarras.
Pero lo realmente significativo de esta modalidad es el acentuado componente ritual de las pandas, su peregrinar en los días y noches del solsticio de invierno con final en la ermita de Verdiales, consagrada a la Virgen de los Dolores, Venta Galwey, Venta Nueva, Venta del Túnel, últimamente, Venta San Cayetano, en Puerto de la Torre, cuando ya la riada de gentes deseosas de vivir la Fiesta Mayor hizo imposible mantenerla en el exiguo recinto de una venta de los Montes, su lugar natural.

También  están muy arraigadas a esta fiesta costumbres como el choque de pandas, la rifa, los “juegos”, las pullas, etc. Las pandas de Montes, estuvieron vinculadas a hermandades de Ánimas y a los bailes organizados por éstas.

Son numerosos los aficionados que consideran a esta fiesta como la mas honda, la que más llega al corazón y a la sensibilidad de los que la oyen. Sin duda, no será más arcaica que las otras modalidades pero ha sufrido menos influencia arabizante, conservando en plenitud elementos pre-islámicos, mozárabes, de músicas populares ibéricas, lo que se puede comprobar en lo conciso de su línea melódica y la rotundidad ancestral y primaria del compás.

* ESTILO COMARES
Es la que se interpreta en la Axarquía. Con centro en Comares y sus alquerías, comprende, al Norte, Colmenar, Periana y Riogordo, influyendo al fandango de Alfarnate; al este, Cútar, Salto del Negro y Benamargosa; al Sur, Santo Pitar, El Borge, Almáchar y Moclinejo.

Como rasgo singular presenta su enorme riqueza melismática, consecuencia de la melodía de laúd y bandurria junto a los arabescos del violín y el punteo de las guitarras en lo que denominan “Bajín” porque las guitarras puntean en los bordones (“Bajos”) cuando los instrumentos de cuerda echan una “subía” o copla sin ser entonada por ningún cantaor. Forman una verdadera orquestina popular producto de su clara herencia morisca. Los platillos van repiqueteando sobre el continuo compás de ¾ del pandero. Resulta, en conjunto, una fiesta bellísima al oído, melódica y refinada.

La fiesta comareña se ha entendido y practicado de manera distinta a las otras, en el sentido de no tener por costumbre, hasta la década de los setenta del siglo pasado, organizarse en pandas establecidas ni contar, por consiguiente, con las figuras del alcalde, abanderado, etc. Tampoco usaban el sombrero de lazos ni participaban en rifas. Era una fiesta de carácter familiar y se formaba en casa con cualquier pretexto, pidiendo prolongarse durante tres o cuatro días.

* ESTILO ALMOGIA
Es la modalidad predominante al norte y oeste de los Montes de Málaga, siguiendo el valle del Guadalhorce desde Villanueva de la Concepción, La Joya (Antequera), Almogía, Álora, Pizarra, Cártama, Maqueda hasta Campanillas.

De ritmo vivo y alegre, las guitarras rasguean acompañando a un violín cuya melodía destaca por sus notas agudas. Los platillos repiquetean con ritmo repetitivo mientras el pandero los sigue a compás. Antiguamente, al alcalde se le conocía como mayordomo. Las pandas solían terminar la Pascua en la ermita de las Tres Cruces, en los límites de los municipios de Álora, Almogía, Pizarra y Cártama.
En resumen, tres expresiones de una misma realidad: una fiesta de fandangos arcaica y rica en rituales. Una bellísima manifestación musical, de danza y canto. La ocasión perfecta para el encuentro con la amistad y el amor. Un testimonio vivo y pujante de lo que ha sido la música popular española de remotos tiempos y que abarca desde el presente hasta donde se pierde la memoria.

* ESTILO ALMÁCHAR
 Este estilo que únicamente se puede aprender en la escuela de Verdiales de Almáchar, está interpretado por un grupo de vecinos que interpretan la fiesta tal y como se hacía en Almáchar antiguamente, donde adquiere unas características diferentes a las de los tres estilos que todo el mundo conoce. Las subidas y paseíllos, el cante y las cadencias y los acentos de la música difieren tanto del estilo de los Montes como del de Comares.

 INSTRUMENTOS



Los Verdiales se cantan con acompañamiento de varios instrumentos de cuerda y percusión, al conjunto se le denomina “Panda”, y está formado generalmente por un violín, dos guitarras, un gran pandero y dos pares de pequeños platillos; el cantaor suele ser uno de estos mismos músicos. La letra tiene la base métrica de una quintilla, que se amplía al cantarse por repetición de uno de sus versos. Su melodía sacrifica el melisma por la exigencia del compás, supeditándose el lucimiento del cantaor, al verdadero protagonista que es el baile, éste puede hacerse individualmente, por parejas y en tresillo. En el primer caso suele llevar el bailaor una bandera nacional, que hace evolucionar con gran habilidad y donaire. A esto le llaman “bailar la bandera”.
La práctica del cante, toque y baile de los Verdiales ha sido siempre privativa de la clase campesina; y la “Fiesta”, como se le llama, está rodeada por una serie de costumbres y ritos. Hay que tener en cuenta que esta “fiesta” es de tierras altas, y curiosamente está más viva en las solanas


 Este particular fandango es cantado y bailado con el acompañamiento de una orquestina compuesta por un violín, de dos a cuatro guitarras, un pandero, dos o más pares de platillos (crótalos), varios palillos (castañuelas) y, en algunos de sus estilos, un laúd o bandurria. En las actuaciones este conjunto se completa con la figura del alcalde -regidor que enarbolando una varilla (vara de mando) designa al cantaor y autoriza el comienzo y final de la pieza interpretada- y del abanderao, que marcha junto al alcalde al frente del grupo bailando una bandera española, regional o con la figura de la patrona de la comarca. También era costumbre sonar una caracola marina adornada con cintas de colores para avisar de la llegada del grupo a los cortijos cercanos.
Panderetas, guitarras, violines, cintas y sombreros de vivos colores. Son los verdiales, la manifestación musical más antigua de Málaga y, posiblemente, una de las más atávicas de Europa. Los verdiales hunden sus raíces en el Mediterráneo pues sus orígenes se asocian al cultivo de la vid. Una conexión que podría remontarse 2.500 años antes de Cristo. Durante siglos, los verdiales maduraron al amparo de los misterios agáricos de dos civilizaciones: íberos y tartesos, en la zona comprendida entre la desembocadura del río Vélez hasta el límite occidental de la provincia de Málaga. Las sucesivas invasiones y colonizaciones no lograron su desaparición.

Los verdiales, rito ancestral de música y danza pasado de padres a hijos y vinculado a la recogida de la vid. Esta auténtica reliquia de la cultura malagueña “Sur de España”, cuyo enigmático origen se asocia a remotos cálculos astronómicos coincidentes con los solsticios de verano e invierno

Pandero de Verdiales 
http://pandaverdiales.blogspot.com.es/search/label/verdiales



Se trata de un membranófono realizado sobre un marco redondo y de un solo parche de piel de burro. Es uno de los panderos ibéricos que más sonajas incorpora, llegando incluso a reforzar su sonoridad con cascabeles. Toma su nombre del fandango popular al que sirve de acompañamiento en la provincia de Málaga. Existen tres tipos de panderos asociados a los diferentes estilos musicales del fandango verdial, que son el pandero de Montes, el de Almogía y el de Comares.

En Almogía el pandero es más pequeño y se trabaja menos que en la zona central, en cambio los platillos los repican prodigiosamente. Igual ocurre en Comares, donde incluyen en la “panda” un laúd, como instrumento exclusivo de la zona

El pandero, aunque puntualmente también lo utilizan las mujeres, está tocado principalmente por hombres, que utilizan una técnica no usual en el resto de España, ya que se prolonga el "dedo corrido" (rajeo) a lo largo de casi todo el perímetro del pandero con fuertes golpes de puño en el centro del parche. Se interpreta junto a otros instrumentos como el violín, los crótalos, la guitarra y el laúd, que acompañan al canto en la demostración del baile de bandera.

Las características de los diferentes estilos son:

Estilo Almogía
El toque es el más extendido y es el más rápido de los tres estilos. En la actualidad el pandero se toca con la yema de los dedos en el centro y de arriba abajo, entremezclado con un "rajeo". Los panderos son de tipo medio y llevan unos dieciocho pares de sonajas pequeñas.

Estilo Montes
Comprende la zona Sur de la región, en los alrededores de la ermita en la que se rendía honores a La Virgen de los Dolores. El toque es un poco más lento que los demás, habiendo más lucimiento en el cante y dándose un gran protagonismo a los golpes del pandero para la guía de la panda.

Estilo Comares
En este estilo, el pandero pasa a un segundo plano, ya que las pandas de Comares se centran más en el lucimiento de los de los instrumentos melódicos.
Pepe Molina lo define así:

"Si el violín constituye la nota distinguida de la panda, el pandero es la base de la fiesta. Todos los instrumentos se someten a su ritmo y marca las pautas del compás con sus rajados y golpes convirtiéndose en el autentico alma de la fiesta. Se trata, sin duda del instrumento mas arcaico de todos los que integran la panda. En origen carecía de sonajas, como se advierte en relieves hititas o en el celebre mosaico de Pompeya. Las sonajas, en principio instrumento independiente, bajo el nombre de sistro o sonajero, se le incorpora para enriquecer el sonido y su aportación al ritmo."

EL BAILE DE LA BANDERA

Baile de Verdiales



Cada panda está compuesta por alrededor 20 componentes, que interpretan en cada lucha unas cuatro coplas. En el concurso se interpretan tres luchas. La primera de estas luchas es la de baile de bandera, en la que cada panda porta una o varias banderas. Las más comunes son la de España, la de Andalucía o la de Málaga y pueden ser mixtas, mostrando una bandera en cada cara. Generalmente, estas banderas llevan una imagen de la Virgen de los Dolores, patrona de los verdiales, o de la patrona de cada municipio.

La segunda lucha es la de baile libre, en la que se puede bailar en parejas o en grupos, según la preferencia de cada panda.

La última lucha es la de baile de trenzaíllo, que se interpreta por un hombre y dos mujeres.
Es muy interesante y auténtico el momento de improvisación de los músicos, en el que representan esta música con la ayuda de alguna que otra botella de vino dulce de Málaga y aguardiente que van probando y pasan de mano en mano.


EL SOMBRERO DE VERDIALES

Lo más singular es sin duda el sombrero de verdiales, un adorno que hasta hace poco sólo se llevaba los días del solsticio de invierno. Evoca en cierta forma aspectos de la liturgia saturnal.

El enigmático poder de invocación que tienen los espejos y las cintas de colores es algo a lo que se le ha dado múltiples explicaciones. Como curiosidad el sombrero de flores y espejos dicen que es herencia bereber. En los verdiales "modernos" no se nota mucho la influencia morisca, pero en los verdiales "puros" de antes si. La panda la componían solo hombres y bailaban "a su aire" con pañuelos blancos en las manos.

Cada “panda” es presidida y dirigida por un cargo especial al que llaman “alcalde”, el cual lleva una pequeña vara forrada de cintas de colores. También van muy adornados de flores, espejillos, abalorios y cintas los sombreros. Curiosamente, este tipo de sombrero sólo lo llevan los hombres, y se reservaban para la fecha del veintiocho de diciembre; aunque hoy día se utiliza en todas las actividades de las “pandas”, a cuyos miembros se les designa con el apelativo de “fiesteros” o “verdialeros”.

La temática de las letras de verdiales, son alusivas a las cosas de esta tierra: sus campos, sus costumbres, la naturaleza, el sol, la luna etc. También tocan otros temas, como pueden ser: requiebros a las mujeres, alusiones a la “fiesta”, e incluso están las de origen jocoso, (tratadas con ese ingenio tan especial que tiene la gente del campo).

La indumentaria de la Panda es la propia que utilizaba la gente del campo, traje que sólo varía en la Fiesta Mayor de Verdiales del día de los inocentes cuando se introduce el sombrero de palma recargado de adornos: espejillos, flores, cintas, abalorios..., que denotan el origen ancestral de la Fiesta de Verdiales, además de coincidir con el usado en otras culturas mediterráneas como la griega.

Se configura el Verdial como una manifestación cultural de primer orden original de Málaga y que recoge en su legado (transmitido de padres a hijos) lo mágico y lo primitivo, lo pagano y lo religioso, lo alegre y lo espiritual de una cultura Mediterránea y Europea.

"En Málaga, por diciembre
florece la primavera…
cuaja el monte de colores
las pandas verdialeras
con sus sombreros de flores".

Según expresa José María Cuenca, violinista de la Panda Santa Catalina (La-fiesta-de-verdiales):
"Es en Málaga, en la Fiesta del campo malagueño, en la Fiesta de las viñas y del vino, donde ha permanecido y se ha conservado con más similitud a estos rituales dionisíacos, donde además de esos pequeños platillos y ese gran pandero, perduran a través de los tiempos esas coronas de hiedra en forma de sombreros de flores, simbolizando todo lo que el campo necesita para que haya una buena cosecha; los lazos de colores, el arco iris tras una buena lluvia; las flores, el inicio del fruto esperado; los espejillos, el sol que, con ayuda de la lluvia, transformará las flores en el fruto final".



ESCUELAS DE VERDIALES


Escuela de Verdiales de Almáchar

C/ Barakaldo, 1. Almáchar
Perteneciente al estilo de Almáchar

Escuela de Verdiales de Casabermeja
IES Picasso. C/ Picasso, 4
Casabermeja
Perteneciente al estilo de los Montes

Escuela de Verdiales de El Borge

C/ Barranquillo, s/n.
El Borge
Perteneciente al estilo de Comares

Escuela de Verdiales Galica- Jaboneros
Plaza Niño Las Moras
Perteneciente al estilo de los Montes

Asoc. Cultural de Verdiales Montes de Málaga
Ctra. Las Pedrizas. Los Gámez
Perteneciente al estilo de los Montes

Escuela de Verdiales de Puerto de la Torre
C/ Victor Hugo, 3. Puerto de la Torre
Perteneciendo al estilo de los Montes.

Escuela de Verdiales Félix Revello de Toro
C/ Navarro Ledesma, 168
Perteneciente al estilo de los Montes.

Escuela de Verdiales Peña Los Verdiales
Pasaje Nuñez Vela, s/n, detrás Carlos de Haya
Perteneciente al estilo de Comares

Escuela de Verdiales Asoc. Ntra. Sra. de Dolores
C/ Manilva 5
Perteneciente al estilo de los Montes.

Escuela de Verdiales La Joya

C/ Olivo, 2. la Joya Antequera
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales Juvenil de Álora
C/ Paredillas s/n
El Puente Alora
Perteneciente al estilo Almogia

Escuela de Verdiales de El Sexmo
El Sexmo. Cártama
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales Villanueva Concepción
C/ Torcal 6
Villanueva de la Concepción
Perteneciente al estilo de Almogía.

Escuela de Verdiales El Cerro Villa del Torcal
Bda. Santa María del Cerro M-5,2
Santa Maria del Cerro
Vva Concepcion
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales La Copla
Plaza San Salvador, 18
Santa Rosalía-Maqueda
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales Peña La Huertecilla Mañas
C/ Blenda, 23
Huertecilla de Mañas Málaga
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales del Valle de Abdalajís
C/ Alameda
Valle de Abdalajís
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales de Comares
Pza. Balcón de la Axarquía
Perteneciente al estilo de Comares

Escuela de Verdiales Rincón del Cante
C/ Rey Baltasar. La Castañeta
Perteneciente al estilo de Comares

Escuela de Verdiales de Almogía

C/ Cenit, 53. Puerto de la Torre
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales Los Moras
C/ La Ermita, 4 Bda Los Moras. Almogía
Perteneciente al estilo de Almogía

Escuela de Verdiales San Isidro de Periana
C/ La Quinta, 19 Periana
Perteneciente al estilo de Comares

Escuela de Verdiales Peña El Revezo
C/ Teleclub s/n.
Benagalbón. Rincón de la Victoria
Perteneciente al estilo de los Montes



PANDAS DE VERDIALES

Panda de Verdiales Coto Tres Hermanas

Cortijo del Coto. Málaga
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales La Joya
C/ Olivo, 2. la Joya Antequera
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Arroyo Galica
Avda. Principal, 5. Urb. El Candado
Perteneciente al estilo de los Montes.

Panda de Verdiales San Isidro de Periana
C/ La Quinta, 19. Periana
Estilo Comares

Panda de Verdiales Raíces de Álora
C/ Paredillas s/n. El Puente. Alora
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Azahar de Algaidas
C/ Azahara s/n. Vva Algaidas
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales La Copla
Plaza San Salvador, 18
Santa Rosalía-Maqueda
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales El Capitán
C/ Príncipe de Asturias-P81 D
Coín
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Los Moras
C/ La Ermita, 4.Bda. Los Moras. Almogía
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Raíces de Málaga
C/ Capacha, 14 Málaga
Perteneciente al estilo de Comares

Panda de Verdiales de Almogía
C/ Cenit, 53. Puerto de la Torre
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Arroyo Conca
C/ Arenisca, 2
Perteneciente al estilo de Comares

Panda de Verdiales Santo Pitar
Plaza Miramar de El Palo, 8 2º A. Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales La Panda de Rengue
C/ Salinas 11 Benagalbón. Rincón de la Victoria
Perteneciente al estilo de los Montes.

Panda de Verdiales Primera de los Montes
C/ Francisco López López, 81Mangas Verdes. Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes.

Panda de Verdiales Los Cafeteras
Partido Rural Realejo. Pizarra
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Aire del Torcal
Cortijo Las Higueras. Jeva. Antequera
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Primera de Comares
Avda. Dr. Marañon, 49
Perteneciente al estilo de Comares

Panda de Verdiales Manolo Reina (Teatinos)
C/ Mesoneros Romanos, 22-3º B
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales de Los Romanes
Residencial Reina, 10. Los Romanes, Viñuela
Perteneciente al estilo de Comares

Panda de Verdiales de El Borge
C/ Barranquillo, s/n.
El Borge
Perteneciente al estilo de Comares

Panda de Verdiales San Lorenzo Mártir
C/ Dr. Conejo Mir, 29. Valle de Abdalajís
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales Arroyo Galica
Urb. El Candado. Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales Santa Catalina
C/ Leonora, 71
Puerto de la Torre
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales de Vva. de la Concepción
C/ Torcal, 6. Vva la Concepcion
Perteneciente al estilo de Almogía

Panda de Verdiales La Torre
C/ Ibrahin, 12- 1º-2
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales de los Montes del Guadalmedina
C/ Pérez de Ayala, 48-10 Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales El Manantial
C/ Trombón, 57. Puerto de la Torre
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales de Parauta
C/ Calvario, 35 Parauta
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales Raíces de Almogía
C/ Calcita 13
Huertecilla de Mañas. Campanillas
Perteneciente al estilo de los Almogía

Panda de Verdiales Jotrón y Lomillas
C/ Manilva, 5 Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales Isabel Portillo
C/ Los Guindas 24 Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes

Panda de Verdiales Mangas Verdes
C/ Los Chacones 17. Mangas Verdes Málaga
Perteneciente al estilo de los Montes


Más información en:
http://www.fiestadeverdiales.com/

http://violinsantacatalina.blogspot.com.es/

http://celebraciondelsol.blogspot.com.es/

http://adictoaverdiales.blogspot.com.es/

http://soloverdiales.blogspot.com.es/

http://redverdialera.blogspot.com.es/


Cuadros Famosos interpretados por Verdiales








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te gusta Málaga, si te gusta este Blog...hazte Seguidor o déjame un comentario y así sabré cuanta gente adora esta hermosa Bahía....





imagen con reflejo

Málaga

Video Fotos Málaga

Que bonita la Semana Santa!!!

video

musica

Mi Paula en Marte y Venus

Todas la madres estamos orgullosas, pero cuando eligen a tu hija asi sin esperarlo para un corto de cine, las maripositas del estómago nos hacen sentir una alegría tremenda, a mi me parece adorable su actuación...¿a que si? el pobre chico se llevó más de una torta en el ensayo...

Marte&Venus from Alex Esteve on Vimeo.

Consejos para la Vida